Servicios públicos

El Ayuntamiento niega que los espacios comunes de Divina Pastora sean responsabilidad municipal

Izquierda Unida llevó al pleno una moción para actuar de urgencia en las deterioradas zonas comunes de la comunidad
Los vecinos aportaron un documento que prueba que el ayuntamiento aceptó la cesión de Divina Pastora y su mantenimiento en 1984
El equipo de gobierno dijo en el Pleno que ese documento ha variado, aunque no lo aportó
Izquierda Unida solicitó información este martes sobre el documento, los cambios y hasta dónde alcanza la responsabilidad del Ayuntamiento con la comunidad de vecinos

Coalición Canaria y el Partido Popular en el Ayuntamiento de Santa Cruz rechazaron en el pleno de la corporación del pasado viernes una moción de Izquierda Unida para actuar de urgencia en las zonas comunes de la comunidad Divina Pastora del Barrio del Perú. El equipo de gobierno afirmó que esas zonas son de titularidad privada y no pública, tal y como afirman los vecinos de la urbanización, que poseen un documento que prueba la cesión de terrenos a la ciudad firmada por la entidad propietaria (la Mutualidad General de Previsión del Hogar Divina Pastora) y el alcalde Manuel Hermoso en 1984.

Según el concejal  de Hacienda, Juan José Martínez Díaz, existe un contrato de venta que demostraría la titularidad privada de esas zonas comunes por lo que ese documento que obra en manos de los vecinos habría cambiado. Después de afirmar que el Ayuntamiento ha trabajado por dilucidar la propiedad de esas zonas comunes “haciendo una labor detectivesca”, Martínez Díaz propuso que sean los técnicos de la corporación quienes delimiten mediante un informe qué zonas son privadas y cuáles no.

Para el concejal de IU, Ramón Trujillo, la titularidad pública o privada de los espacios “no debe ser un obstáculo” para que la corporación actúe en las zonas donde sí está clara la titularidad.

En la moción presentada por Izquierda Unida al pleno del pasado viernes, 22 de julio, se proponía una serie de medidas “urgentes” que afectarían a reparaciones en dichas zonas comunes. El texto planteaba reparar “urgentemente” la rampa y el pavimento hundido situados en la parte posterior de los bloques 9, 10 y 11 de Divina Pastora. El pavimento se encuentra hundido en la terraza situada al mismo nivel que el acceso al Edificio nº 10, junto al muro que delimita este pavimento y la rampa. En ésta, el pavimento se halla en peor estado y los hundimientos llegan a ser hasta de diez centímetros, provocando un serio problema de seguridad a quienes transitan por ella. También hay numerosas manchas de humedad en los muros que delimitan estas superficies. El deterioro de estos pavimentos se debe a que el terreno sobre el que fueron colocados ha ido cediendo ante la inexistencia de medios de evacuación correcta de las aguas y, por lo tanto, se forman charcos desde los que se filtra agua produciendo un lavado del relleno que sustenta el pavimento y así, progresivamente, van agrandándose las grietas. Asimismo, hay que señalar que se han generado espacios vacíos bajo el pavimento que han sido colonizados por roedores. La reparación de esta rampa y del pavimento de su entorno es urgente, no sólo por los riesgos que implica para los viandantes, sino por el obstáculo que supone para personas con movilidad reducida. Situación agravada por el hecho de que la rampa de acceso a los edificios 10 y 11, desde la Subida de Cuesta Piedra, tiene una pendiente que la hace impracticable.

En segundo lugar, es importante abordar los problemas de accesibilidad que presenta la urbanización Divina Pastora. Y, asimismo, el problema generado por las raíces de árboles demasiado próximos a las edificaciones en la zona que da para la Calle Francisco de Aguilar y en otros puntos de la urbanización. Por lo demás, debiera mejorarse el estado y el cuidado de los jardines ubicados en zonas cedidas al Ayuntamiento.

Por último, la moción planteaba dar respuesta a la demanda vecinal de Divina Pastora para que se instale un espejo a la salida de los aparcamientos y así evitar los riesgos derivados del tránsito rápido de vehículos sumado a la reducción de visibilidad generada por la curva.

Todos los grupos de la oposición apoyaron la propuesta de Izquierda Unida al entender que el problema de Divina Pastora se ha “enquistado” por el paso del tiempo y por un claro déficit en el mantenimiento de las zonas comunes.

Para aclarar la titularidad de los espacios y hasta dónde alcanza la responsabilidad del Ayuntamiento en el mantenimiento de la urbanización, Izquierda Unida solicitó información este martes, 26 de julio, sobre el expediente de titularidad.

Son dos preguntas:

¿Cuál es el alcance exacto de los compromisos del Ayuntamiento con la Urbanización Parque Cruz del Señor a raíz del acta de recepción firmada el día 2 de abril de 1984, por el entonces alcalde de Santa Cruz de Tenerife, Manuel Hermoso Rojas, y el representante de la Mutualidad General de Previsión del Hogar Divina Pastora, Nicolás Walkirio González Carrillo?

Si hay cambios en ese “Acta de recepción definitiva de los viales, espacios de uso público, redes de distribución de agua potable, riego e incendio, red de alcantarillado, alumbrado público, etc., de la Urbanización Parque Cruz del Señor”, ¿cuáles son y con qué motivos?
Artículo anterior

Izquierda Unida exige al Ayuntamiento que ponga freno al grave deterioro de las zonas públicas de la Urbanización Divina Pastora

Siguiente post

IUC pide explicaciones por la inacción municipal en Casas de la Cumbre

El autor

IUC Santa Cruz

IUC Santa Cruz

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Etiam et porttitor mauris. Duis nunc nisl, facilisis non scelerisque vel, auctor quis lectus. Aliquam erat volutpat. Praesent consectetur urna sed hendrerit lobortis. Praesent vel est consequat, ullamcorper lorem sit amet, blandit purus. Ut eget tortor maximus, auctor nunc eget, tempus risus. Integer sapien nisi, interdum eu placerat et, facilisis vitae eros. Nulla ac nisl a purus varius suscipit. Morbi turpis metus, tincidunt ut accumsan sed, vulputate sed tortor. Sed efficitur tempus magna sit amet lacinia.